Poesía en los Márgenes

Presentación del libro “Poesía en los Márgenes”, de Jorge Torres, Rafael Walter, Nicolás Ghigonetto, Leo Torrez y Ricardo Gianni. Prólogo de Marisa Moyano. Editorial Cántaro de Piedra, Río cuarto – Cba.
Los ejemplares pueden conseguirse en las librerías de la ciudad.

separador

 “Las convicciones  son esperanzas.”

Bertold Brecht

Nada tan poderoso como la palabra para expresar una convicción. La que hoy nos nutre es precisamente una que junta la palabra y la esperanza. Nos convoca la poesía, que es palabra viva y a la vez dimensión de la utopía. Juntas, palabra y esperanza, pueden transformar el mundo. Porque la palabra es lenguaje, y en tanto tal configuradora de realidades. Por eso es convicción y es esperanza. Porque el acto de escritura es una performance, una acción que se planta en la vida llena de  potencia significante, dadora de sentidos que instituyen aquello que creemos y queremos que sea el mundo.


LEO TORREZ

Carta inconclusa

Antes de que empieces a leer
quiero que te acomodes en el sillón de los abuelos
como cuando éramos chicos;
No ha de ser corta la lectura de estas líneas.
No ha de ser placentera.
Un miedo antiguo habita los rincones de este cuerpo,
y empiezo a creer que se hace carne.
Has de saber que me molesta por las noches
el duende de tu angustia.
Y con la misma sutileza con la que la abuela
Acomodaba las sábanas celestes
en la cama de mamá;
intenta asfixiarme y mi cuerpo lucha
por desprenderse de algo que mis ojos no ven;
lucha en vano.
Y cuando me resigno a morir en manos del que no veo;
este decide soltarme y se escapa por el aire,
así como el humo del cigarro armado del abuelo.
Y mi respiración empieza a normalizarse
y yo me acuerdo de tu asma y de los sustos grises de mamá.
Mamá solía decir que los fantasmas no existen,
y siempre pensé lo mismo,
pero este miedo antiguo me atormenta
como a vos las tormentas eléctricas
en la cabaña de tío Roberto.
¿Cómo están los tíos?,
por estos días recuerdo mucho a tía Ana.
Ella solía cantar una canción sobre un hombre de pelo cano.
Una canción que no recuerdo.
¿Vos te acordás de la canción?

Ay! El duende que me atormenta.
Ay! El recuerdo de tía Ana.
El sillón de los abuelos sobre el que ahora apoyarás tus pies.
La cabaña de tío Roberto.
Mi angustia.
Todo esto que escribo y que aún no acaba.

La verdad es que no sé muy bien lo que me pasa,
me estoy mareando un poco.
Perdoná si pierdo la prolijidad,
los brazos me pesan y me está faltando el aire.
Creo que…


NICOLÁS GHIGONETTO

iv,lxx
certidumbre o ilusión
epidérmica ficción
Bersuit vergarabat

la órbita guía al mundo
y el mundo a veces la sigue

el niño sujeta la bola ovoide
con su mano derecha
y muy suavemente,
muy sutilmente,
comienza a moverla

el mundo piensa que va a la deriva
pero su órbita, los astros, la mugre
intergaláctica lo sujetan.

el niño la sujeta.

el mundo es      un niño sujetante.
un hombre fornido
con una soga en sus manos
tira y tira
para arrastrar al mundo

el niño con su mano izquierda
toma un cortaplumas
y comienza a partirla en pedacitos,
 con sus lados iguales,
perfectos.

honda y redonda la órbita del mundo que evoca al mundo del niño que juega 

la tensa lucha entre el hombre
y el mundo.
la tensa soga que presencia
la lucha.
el niño que juega.
la órbita solitaria
el mundo sin órbita
el niño que juega.
la órbita y el mundo.
el niño que juega.
la órbita, el mundo y                                                               el niño que juega.

RICARDO GIANNI

Clausuras el poema

Quisiera clausurar este poema

decir la última palabra
salir a la calle
recitarlo como loco en una plaza
y en la esquina.

Competir con el cura y el periodista
su tribuna.

Llamar a doce y anunciar
La buena nueva.

Comunicar de ojos,
de manos, de palabras y de gestos
la pasión y la muerte
y el volver de la vida.

No me sale todos los días,
a veces dibujo la palabra
y no hay nadie en la esquina.

A veces me fallan los doce
y tiene dueño la tribuna.

A veces bajo los ojos
y mi gesto no me sigue.

A veces no me animo a la muerte
aunque busque la vida minuciosa.

Esos días vuelvo
con el fracaso en mis manos,
ausente el traje de poeta.
Y entro en tu cuarto
desnudo a tus ojos
sin poder cubrir mi vergüenza.

En ese momento tú, clausuras el poema.
Me sacas a tu calle.
Me anuncias la buena nueva.


JORGE TORRES

Te  quería decir

Hoy te quería decir vos que la vida es asombrosa,
cada vez que parece terminar algo, romperse en pedazos,
de debajo surge una piel nueva, resplandeciente,
que es más apasionante de sentir aún, porque los sueños,
las ilusiones se van como sacudiendo las cosas inútiles
y nos dejan en limpio lo imprescindible.

Te quería decir que no importa vos lo que pase
o deje de pasar, el resultado, que no vale
medirnos con la suerte, que siempre tendremos
el mundo por delante para empezar cada vez otra vez,
que la verdad es sólo un punto de vista,
que llorar y reír es como respirar o comer.

Te quería decir también vos la confianza nos hace libres,
que no hay esperanza sin fe, que a veces es necesario
llenar de gente la soledad, y otras veces, dos de la mano
son la humanidad entera, que lo exacto no es lo justo,
que la otra mitad te limita te encierra en su medida,
que hay una sola fila para el amor y para el  odio.

Y te quería decir, vos yo cualquiera persona tenemos
la dignidad, que es lo igual de lo diferente nuestro,
como andar desnudos, desnudas en una sola piel,
bajo la misma luna en un sueño común,
la humanidad entera de la mano
ante el asombro de la vida.

Eso, te quería decir hoy.separador

“Poesía en los márgenes” no es poesía marginal, es precisamente poesía que se sitúa provocativamente en los márgenes no sólo retóricos, sino y sobre todo sociales, ideológicos, de lenguaje, de dominio y de poder, razón que exige reconocerle una dimensión política como opción, como mecanismo de lucha y de resistencia. Porque también el ejercicio de la palabra es un acto político y la literatura un arma de combate que se planta en el campo intelectual de la disputa.


RICARDO GIANNI

Corre

Un sudor frío
te eriza lo que tengas en la nuca.
Un rubor de mejilla
delata una historia diferente.
El paso de un ejército en tus tripas
de indignación y de miedo,
alerta tus músculos
y corres.
¡¡Corre hijo corre!!
Una horda de delatores y buchones
te quiere arrojar el peso de la ley.
Se te hiela la espalda de sudor
las cachetadas te cambian la cara.
Victoriosos  y felices
te muelen a palos,
por robar un sweater
por anunciar un parto
por predicar ideas.separador

Estos poemas proclamados en los márgenes político-formales del canon se debaten contra las normas sociales que construyen la trama de la hegemonía cultural. Esa hegemonía suele sostenerse en las formas retóricas de una escritura legitimada por los circuitos de la autoridad instituyente, los tramos por donde circula lo que se considera “La Cultura”: poetas socialmente canonizados como indiscutibles; círculos intelectuales de lectura que terminan definiendo qué está bueno leer y que no sobre la base de la indiscutibilidad de los canonizados; grupos poéticos organizados y consolidados sobre la base de una trama de “solidaridades orgánicas” de reconocimiento mutuo de sus miembros, que deriva en la autocomplacencia de la cita recurrente y la invitación alternada –yo te cito-vos me citás, yo te invito-vos me invitás, yo te presento-vos me presentás-; ferias “oficiales” donde se instituye un espacio legítimo y legitimante que otorga espacio y distribuye reconocimientos, incorporando incluso mecanismos de cooptación subalternizante de grupos y escritores contrahegemónicos que en el acto mismo y en simultáneo con su inclusión dejan de serlo;  discursos de la crítica cultural masiva, que naturaliza con la prédica y la crónica de eventos la existencia de la hegemonía cultural; talleres literarios que constituyen la caja de ensayos de formas y retóricas del “juego cultural” de la escritura o de “la escritura como juego” instituyendo las estrategias poéticas “aceptables”, “modernas”, “bonitas”, que establecen las “normas del buen decir poético”; las cátedras universitarias y su juego perverso de lecturas iniciáticas amparadas por la “autoridad profesoril”; y, finalmente el corolario de circuitos editoriales que establecen qué es lo publicable en función de los sistemas antes expuestos, los campos de lectores/productores de poesía creados y su legitimidad (ahora sí) “canónica”.

En este marco, la poesía escrita en los márgenes de lo que denominamos “La Cultura” como trama hegemónica del canon, adquiere una dimensión política,  ya que los márgenes, “constituyen una opción respecto del sistema literario, concebible como sistema en relación con el sistema global y sus estrategias de perduración; por esta razón, un punto de partida de consideración del canon es que es el fundamento de un arte “oficial”, con toda la ambigüedad de la expresión, es decir de un arte cuyos principios productivos son congruentes con los del sistema de poder”.[1]
Pero además, esa dimensión política de la poesía contrahegemónica se expresa en resistencia e inconformismo social e ideológico, contra el lenguaje del dominio y el poder.


JORGE TORRES

Poesía gourmet

como el ballet la opera la literatura
anglosajona el protocolo

los modales

la civilización del gusto

cultiva el paladar
en la proyección del deseo:

el color y la forma la textura
el aroma y el sabor /

así los poetas de mi generación
han considerado
más importante el cómo y el dónde
que lo que se dice.

recalculando:

de lo crudo a lo cocido
nos pasamos de largo /

la industria del refinado
la gula de la insatisfacción.

el progreso constante
de la subjetividad
para alimentar al mundo:

los chef y los profesores de lengua
son como el glifosato y la soja transgénica /

reproducen con la receta la dominación.

aquí es dónde y cuándo yo
meto los dedos en mi boca para vomitar
todo lo que leí:

los manuales kapeluz
la vanguardia francesa

en pedazos hediondos flotan
en el inodoro

….

y con el estómago vacío
escribo en las paredes del baño:

compañeros poetas

los que comen para escribir
los que escriben para comer

todas y todos /

hay que darle con la palabra
duro
darle y darle

– golpear para que abran –

hay que darle con la palabra:

la ilusión al niño
la caricia a la mujer
la semilla al campesino.

darle y darle

escribir con la sangre en la letra

seguro mañana
con la resaca y el sol
vas a sentir que el mundo estalla
en tu cabeza.


RAFAEL WALTER

Canção do vento

Ah! que um dia eu descubro
que o mundo não passa de invenção

e o chão não passa de ilusão
um tapete que se desfaz
se decompõe com o vento

então poder saber
que não estou só,
sequer nenhum segundo

separador

“Cantemos como quien respira. Hablemos de lo que cada día nos ocupa. Nada de lo humano debe quedar fuera de nuestra obra. En el poema debe haber barro con perdón de los poetas poetísimos. La poesía  no es un fin en sí. La poesía es un instrumento, entre otros, para transformar el mundo”.

Gabriel Celaya

La línea que como una flecha atraviesa y une todos los poemas de “Poesía en los márgenes” está descripta en las palabras del poeta español Gabriel Celaya: la poesía como instrumento para transformar el mundo, donde se juega el poder sobre la libertad y la verdad contra toda mácula, contra toda perversión, contra todo conformismo, contra todo dominio especular de la opresión. Poesía como experiencia estética, pero sobre todo ética: praxis de responsabilidad y de verdad.


NICOLÁS GHIGONETTO
 

Tenso
                                                                                                                      Juro que no tengo ningún arma                                                                                                                                                               Nirvana

I
detente tiempo                               tenso espejo de consuelos
detente pronto detente siempre en este insomnio
agrio agreste gris
en estas diurnas lunas dentro de mi mente

II
en este enjambre de misterios
en estos recónditos vecinos que aúllan la victoria
en los salvajes peregrinos que escupen la bazofia
nunca muevas ciertos guisos
nunca el pasado fue tan indeciso con hoy
la tiranía de los días no relame la mejor de las virtudes
es en vano lavar las copas rotas
este agujero carente de luces
con sombras no angostas
con radiofónicos discursos
que hablan poco y dicen nada
con locos que deambulan
con ejércitos que marchan
redoblantes que se encienden
que retumban y tumban mi cabeza
los cabellos que se queman
escarchas en el cuerpo
los dedos que se pudren
las ruinas que se caen
se levantan las pirámides
se degüellan en la calle las ansias de los niños
los ojos inocentes se rifan en la tienda
las rodillas que se quiebran
la mirada del dolido
las pupilas ensanchadas no llegan más lejos que su cara

III
y si, de esto se trata este mundo
de que algunos rompan los silencios
y otros silenciemos las roturas
y sí, de esto se trata este día
de que algunos nos masturbemos y nos encendamos en calvarios
mientras los autobombas corran a apagar un infierno

IV
la poesía es un plato que es mejor comerlo frío.
separador

Hay una palabra que define la práctica de nuestros poetas, la parresía, en tanto la escritura constituye un ejercicio crítico del discurso como forma de resistencia política. Foucault, retomando los orígenes griegos del término, definió a la “parresía” como “una actividad verbal en la cual el que habla expresa su relación personal con la verdad y arriesga su vida porque reconoce que decir la verdad es una obligación para mejorar o ayudar a otras personas (tanto como a sí mismo). En la parresía, el que habla usa su libertad y elige la franqueza en vez de la persuasión, la verdad en vez de la falsedad o el silencio, el riesgo de muerte en vez de la vida y la seguridad, la ética en vez de la lisonja, y la obligación moral en vez del propio interés y la apatía moral”.[2]Ello ubica al poeta en el mundo y en sus circunstancias históricas, con todo el bagaje de la crítica y la sospecha, con toda la experiencia de la desolación y de la lucha cotidianas, con un nivel de autoconciencia que hace de la experiencia de su verdad una práctica profundamente subversiva, que sólo se puede ejercer al margen y más allá del consenso del orden naturalizado de los días.


LEO TORREZ

Otra letra para el mismo tango

No pretendo ser más que una parte de viento,
ni pretendo que el tiempo se aleje de mis pasos.
En la melancolía que envuelve a esta mentira
los días son un lugar sagrado y espantoso;
y tu silueta es la de un bicho roto;
deforme ante el recuerdo de un pobre olvidadizo.
Huele a arrabal la ausencia,
huele a letra de tango inexistente;
Y nunca percibimos los aromas;
ni entendimos las fórmulas del tiempo…
Sé que nunca llegaremos a ser reyes,
¿Y qué importa si nunca conseguimos algo?
¿Y qué importa si siempre conseguimos nada?
No creo en los sueños que se cumplen con simpleza,
prefiero el imposible del camino largo.

separadorPoesía y compromiso. Gritarlo como una pancarta desde los márgenes, disputando el sonido y el sentido, la forma y el fondo de la palabra dicha, eso es lo que hacen estos poetas: tienen qué decir, qué escribir en los equinoccios del sol como si éstos fueran los renglones de la existencia, pero observando desde la Tierra. Esto es “Poesía en los márgenes”, palabra dicha que aquí se hace letra de molde en esta apuesta editorial de Cántaro de Piedra: un cuenco firme que no puede ni debe romperse ante nada, un continente que hoy acoje a la Poesía poniendo de manifiesto que también la Literatura –con todas la letras- cabe en su sitio, configurando toda una definición política de su posición en la disputa del campo intelectual.


[1] Jitrik, Noé: “Canónica, regulatoria y transgresiva”.   Orbis Tertius, 1996. 1. ISSN 1851-7811. Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación Centro de Estudios de Teoría y Crítica Literaria”. En http://www.orbistertius.unlp.edu.ar/

[2] Foucault, Michel. (1983) Coraje y verdad, trad. Felisa Santos, en: Tomás Abraham (ed.), El último Foucault, Ed. Sudamericana, Señales, 2003, pp. 263-406.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s