Rituales por Marcos Lecumberry

Terminado el banquete, las bacanales esperan preparadas por los súbditos en el living room. Un despliegue de luces rojas que brotan desde el piso, paños de seda cubriendo el amoblado, cortinas rascan las altas paredes, ventanas cerradas, incienso en el aire, vapores ígneos emana la hoguera del centro, un reloj de cuarzo marca el inicio.

Los invitados siguen al mayordomo por los pasillos principales, esperan la apertura de las puertas mayores. Las puertas se abren. Bienvenidos.

Las ménades sorprenden primero con actos salvajes y violentos ataques. Rasgan las pieles, cortan los miembros. Se dice que quienes soportaban el primer estado de shock podía acceder al goce de los placeres, pero quienes corrían por los túneles de la mala suerte, debían entregar su sangre a la ambrosía.

Las bacantes hacen su aparición en segundo término. Ansiosas de sexo se agazapan sobre sus víctimas y comienzan a exigirles el coito. Borrachas de excitación y misticismo sometían al agasajado con penetraciones por largos períodos de tiempo. Absorbían la sangre tanto como su espíritu.

Las meretrices dan ocaso al ritual. Habiendo superado tan temibles y dulces obstáculos, los comensales del amor son premiados con la ternura y delicadeza de profesionales del sexo. Felatios y masturbaciones tenues son la frutilla del postre de tamaño manjar. Los hombres, por fin, se sienten en estado de agotamiento, quietud y plenitud. Sólo soportan la crueldad del regocijo. Sólo encomiendan sus hombros a la plétora del deseo.

La muerte, en los rituales, llega de la misma forma que en la vida: cuando mejor la estás pasando ¡Qué pena!

Dionisio Lecumberry

Ritual de invocación

Deberá mezclarse
clonazepam con alcohol
si es en un cuerpo gordo
mucho mejor
la entidad vendrá, lo prometo.
solo esperen bebiendo
y no traigan mujeres,
pudorosas.
Mejor inviten a las olorosas,
conchetas, estúpidas
y graciosas.
serán un sacrificio
para quien crea el maleficio,
para quien abre el portal
El monarca vomitará
sobre quien apeste a estupidez
Esta mesa sería genial
Para saciar su languidez.
Su cola defecará sobre escaleras,
su diarrea será cósmica,
tardará noches enteras
en vaciar sus tripas
llenadas por su apetito voraz.
Será difícil encerrarlo, ya lo veraz.
Necesitarás pegarle,
aunque yo nunca lo hice
mejor es esperar despierto
a que se sintetice…
y comprenda lo que hizo.
Recién ahí desaparecerá
dejando un manto cobrizo
de su ansiedad
de su ironía
y de su maldad

Ritual de lujuria

Apretar músculos
con las manos
sea quien sea
sea una gringa linda
sea una negra fea
la respiración
se agita
de la sangre la presión
levita
cabello
bello
púbico vello
y destello
de éxtasis
orgasmos
espasmos
de ambos

Ritual de fraude a la ley

Negado por la norma indirecta
tiene la siguiente forma: A
lteración maliciosa
Del punto de conexión
Para lograr la aplicación
de una ley más favorable.
contracción temporal
distención espacial
Fraude real
poco importante
nada interesante

Ritual de Lan

Estertores
algo así
Como transistores.
Cables, Sables,
Agua, sacarosa,
Tetrahidrocanabinol
Sillas cómodas
y Geniol.
Egos traducidos en ceros y unos.
Configurados.
Actuando juntos
fluyendo en conjunto.
Gritar Romper.
Matar.
fumar de más.
Comida.

Ritual de noctambulidad cheta

Clorohidrato de Cocaína.
Éxtasis.
Incluso gente de la Marina.
Alcoholes cualquieras, caros.
Energizante.
Unos buenos aros.
Peinados parecidos, banales.
hablar de nada. parece imposible,
pero lo es. “ser vos”, “somos los pibes”
yo dirìa “no son nada, solo son giles”
aristócratas, urucas.
Nada de tucas.
Armate otro
Hasta que llegue el innombrable
con la moto
Y corte el mambo.
Preguntas frecuentes: ¿encaraste minitas?
¿Encaramos esas dos?
Quien celebra estos rituales…
Es algo precoz.

Ritual de reafirmación de vínculos sociales (Selfico riocuartense)

Sin sustancias, o con ellas.
Bajo el sol o bajo las estrellas.
imbéciles desconocidos se interrogan:
Hijo de tal, compañero de tal,
¿a que escuela ibas? al B o al A.
Lubrica grandes silencios.
Peligroso utilizarse para exaltar el YO,
el YO de conocidos, POCO YO.

Rituales de casamiento

1)

Imbécil eres, de no serlo no funciona.
Musulmán o Católico
y de estos últimos
Testigos, Mormones o evangelistas.
También algunos turistas,
inconscientes temporales,
Tras drogas y porristas
Terminan en legales
O policiales.
Unir amor con deidad
Considerarlo verdad
Cualquiera sea la edad
De los contrayentes.
De a dos, para ser tres.
De ser solo dos
se anula de una vez

2)

Magia jurídica
Derechos y obligaciones
a cambio de nunca mas
entender de patacones
rublos o doblones.
Unión de patrimonios
y ganancias ¿la deseas no?
¿la abundancia? Si, se te nota
Lo vi cuando en el registro civil
del funcionario tomaste nota
y fotocopiaste
un dni y una partida
Tirar arroz en lugar de piedras
sacos y vestidos no muy ostentosos
la comida vendrá después
no bailaras, no estarás
oloroso imbécil autoconsciente eres
pero estas equivocado
dinero con poder confundes
¿has visto al Paladín Alado?
no, creo que no. Él no lo hace.

Ritual de sacarse máscaras

Mano a Mano
o no.
Porro en mano
seguro.
Piernas cruzadas, codos doblados,
o no.
Sentado, acostado, parado,
en derredor. o no.
Necesitará apartarse
De algunos disfraces.
Quemarlos, de ser posible.
Golpear la cara del sensible,
del que no comprende…
La Verdad.
No todos lo resisten,
Algunos ni insisten,
Banalidades existen
y las usan… por demás.
Seguirá la separación.
Pocas veces la unión
sobre braseros,
Panes caseros
y poco almidón.
Desestructuración del ellos,
No del Yo. No de vos.

Ritual de maduración

Madurar es matar a un niño,
eso está claro. Trabajar,
por otro lado, negar cariño naturalmente
como respirar
que se hace inconscientemente,
como trabajar.
Llevar pan
traer la mesa
alcanzar la sal
con la cabeza
porque manos ya no tengo
Tampoco tengo ideas,
me las sacaron poco a poco,
con paciencia
quienes me informaron que debía
laburar, estudiar, rezar, comprar
y juzgar al que no compra no tomar
alcohol ni cocaína
ni fumar
porro ni heroína sin embargo,
tampoco se trata de matar,
menos de robar o violar,
Pero si de condenar a quien sabe lo que dice
y dejar que se lo pise
por estúpido anormal.
Madurar es, entonces
torturar a un niño
para que llore.

Los rituales aquí expuestos han sido hallados en las inmediaciones de banda norte por un empleado de limpieza de la municipalidad de Rio Cuarto. Aseguran quienes fueron testigos del hecho que era un hombre barbudo, tez morena y ojos blancos de unos 57 años de edad. En ese momento se encontraba barriendo el cordón de la avenida principal cuando, tras la brisa que emanan los autos al pasar, una bolsa de residuos despegó hacia la acera. Inquieto por dejar todo limpio, corrió hasta la mitad de la calle y, al levantar la bolsa, unos papeles sucios y olorientos lo esperaban para ser leídos.

Se dice que sus cejas se fruncieron por el candor de la lectura. Algo en las palabras lo atrapó. Su atención disminuía en su trabajo y se acentuaba en los escritos. Por primera vez había descubierto la magia del lenguaje.

Todos sabemos que hay avenidas en las que muchos colectivos hacen su recorrido y es imposible frenar.

Marcos Lecumberry, así lo llamaba la familia, descansa tanto en los cielos como en el infierno. Algunos no lo cruzaron más, otros lo extrañan, la mayoría ni lo conoció, sus íntimos lo siguen viendo en el cordón de la calle mirando cómo la bolsa que vuela por la brisa llega a la acera y él se ríe porque jamás la irá a buscar. Algunas tentaciones deben ser despreciadas.

Fragmento de una columna escrita en el diario “Mefisto” por el corresponsal de guerra Pablo Milanés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s