Poemas de Antitierra por Valeria Tentoni

Por Valeria Tentoni

Poemas de Antitierra
(Libros del Pez Espiral, Santiago, Chile, 2014)


QUIERO REVENTARME

contra el futuro
como un insecto de esos
que se convierten en estrellas en la ruta
sobre el cielo polarizado
de un parabrisas ajeno.

 

ESTABA POR ESCRIBIR UN POEMA DE ODIO

pero me tiré un poco en la cama
no atendí el teléfono.
Pensé el asunto:
decía cosas que tenían que ser dichas
todos los versos que se me ocurrían me parecían brillantes
encajaban bien, se movían bien,
las palabras eran tiburones embadurnados con aceite en mi cabeza,
aparecían, una detrás de la otra, dictadas por una supernova

me decía sí, ahora me voy a levantar
y voy a escribir esas líneas definitivas de venganza
y bronca y dolor y repulsión y venganza
y todo va a estar bien después, el poema
va a curarme, va a quedar ahí
como una cicatriz humeante,
va a hacer por mí ese camino. Me voy a levantar y el poema
o si no es eso por lo menos levantarme.

Pero me quedé dormida.

 

DESDE HACE DÍAS ME ACOSA LA MISMA PESADILLA:

un animal que escupe
filamentos de otro animal, uno más lento,
en mi cara.

 

ADENTRO DE LA HELADERA SIEMPRE ES DE DÍA.

Las cosas que están ahí no se quejan, no le piden a ningún dios
que apague la luz. Esperan su turno.
Algunas se vencen, pero se quedan igual.
Me gustaría ser la botella de Coca-cola
que cargo con agua de la canilla. Algo que acepta su destino
sin escándalos.

Vivo arriba de un supermercado chino.
El otro día colgué un pantalón de la ventana
y el viento se lo llevó. Tuve que bajar, tuve que pedirles permiso.
Me dejaron entrar al depósito: fue como llegar
a la vasija de pepitas de oro al final del arco iris.
Durante mucho tiempo pensé que el ruido ese venía de la panadería
que está a mitad de cuadra. Resulta que no,
que viene de lo de los chinos.
Hay un enorme motor que usan para ventilar su mercadería.

Las cosas que están ahí no se quejan, no le piden a ningún dios
que haga silencio.

Todo lo que brilla es satélite de alguna estrella opaca.
Algún día esa estrella dejará de existir
antes que sus rayos
y caeremos a una fe ridícula.

Si no hubiese cosas más tristes que esa,
esa sería una cosa triste.

 

Valeria TENTONI (Bahía Blanca, 1985). Publicó los libros de poesía Batalla sonora (Manual Ediciones, 2009), Ajuar (Ruinas Circulares, 2011) y Antitierra (Libros del Pez Espiral, 2014), así como el de relatos El sistema del silencio (17 Grises, 2012). Fue incluida en distintas antologías, como Voces -30, de narradores latinoamericanos (Ebooks Patagonia, 2014), Penúltimos, 33 poetas de Argentina (1965-1985) (UNAM, 2014) y Lectures d’Argentine, une anthologie vivante de escritores argentinos del Siglo XXI (Tradabordo, 2013). Edita, desde 2011, la Audioteca de poesía contemporánea. Trabaja como periodista y hace canciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s